Trio III

2008
Violonchelo
Violín
Piano

Es un encargo de la fundación Ernst von Siemens para el trío Arbós a quien está dedicado.

La obra está escrita en la línea de mis últimos trabajos, orientados especialmente al tratamiento granular de la materia sonora y a las modulaciones temporales, que generan capas independientes de tiempos que se superponen y cohabitan. Estas capas de tiempo, estas texturas o nubes granulares, se distinguen entre ellas gracias a su ritmo interno, a su armonía a sus timbres o a sus dinámicas y se caracterizan por su manera de evolucionar, que puede ser conjunta, de forma que la direccionalidad de su ritmo global es única, todo lo rica que se quiera pero única, o que su direccionalidad sea múltiple como ocurre en repetidas ocasiones a lo largo de la obra en las que la manipulación del timbre de las cuerdas del piano realizadas en el interior del instrumento por uno de los componentes del trío, el violín en este caso, permite por así decir, obtener dos, tres o más instrumentos en el interior de uno solo de ellos al apagar o dejar resonar las cuerdas. Por esta misma razón, el hecho de dar un ritmo o pulso al timbre, de dar un ritmo a las intensidades o al silencio, me permite multiplicar la singularidad de los estratos, lo que a su vez facilita la percepción del espacio sonoro, dimensión musical que nos sitúa en el terreno de lo vivo, pues nos rodea y se transforma orgánicamente ante nosotros; espacio sonoro, que por otra parte puede ser compuesto, elaborado, tanto como lo es el contrapunto, la armonía, las alturas, la intensidad, el timbre o la propia forma. Dicho esto, que afecta principalmente al pensamiento estructural o a la manera de organizar el tiempo y el espacio, añadiré que hay una dimensión poética que planea e impera sobre todo lo dicho, con vocación de evocar, provocar y dar múltiples, tantas como oyentes, maneras de dejarse invadir por el sonido y su magia abstracta.