Filosofía

"...El carácter destructivo no percibe nada duradero. Por eso mismo va encontrando caminos por doquier. Allí donde otros chocan con muros o montañas, él descubre un camino..."

Walter Benjamin (1892-1940)

Cogito ergo sum


Con ese razonamiento René Descartes daría un giro en la historia de la filosofía y en la manera de percibir nuestra existencia como individuos. La toma de consciencia sobre el arte, desde sus inicios hasta hoy en día, ha sido una de las cualidades positivas y excepcionales que nos ha diferenciado del resto de seres vivos que habitan el planeta. La subsistencia básica, vital y social, del ser humano logra mínimamente diferenciarnos de otras formas de vida; sin embargo, la expresión o impresión que el ser humano puede generar, captar o reproducir es una virtud que nos hace sentir, comunicar y, por lo tanto, tomar consciencia de nuestro entorno.

Ars subtilior


Las manifestaciones musicales de herencia clásica son de los pocos dispositivos de transmisión oral que hay hoy en día sobre la capacidad reflexiva del ser humano. Los creadores actuales, herederos de la tradición, continúan el diálogo transgresor histórico con las épocas, para así crear un arte adherido a la sociedad y su historia, pero al mismo tiempo visionario de una Nueva Forma; siendo así un cimiento noble y unificador para la estructura social.

La música es generadora de belleza dialéctica: la de un lenguaje que no es un idioma que pueda ser dominado y comprendido; un lenguaje que no pertenece a nadie, un lenguaje en el cual un solo matiz tiene infinidad de interpretaciones, un lenguaje que nos evidencia la indeterminación de la vida.

SMASH se creó con el objetivo de transmitir la reflexión de los creadores actuales: un dispositivo de comunicación entre la voz del ser humano creador y la sociedad; ofreciendo así un elemento social abierto al intercambio, donde se busca que el arte, en su vertiente musical, forme parte de una vida en plenitud.

Circus Maximus


A lo largo de la historia se han creado productos destinados al entretenimiento y a la diversión, con grandes medios de difusión para llegar a la sociedad de manera rápida y directa.

La producción masiva de mercancía que no genera una verdadera satisfacción resulta corrosiva en la manera de sentir de la sociedad, ya que limita o elimina tajantemente la reflexión y lleva a una comunicación social atrofiada.
El fomento de estos productos en los últimos tiempos amenaza con la súbita desaparición o segregación de las bellas artes. La falta de canales de difusión dentro de nuestras sociedades, así como la descoordinación e ignorancia en el planteamiento de las escasas manifestaciones culturales, provocan dicha desaparición frente a la industria del entretenimiento.

¿(u)topia?


En el siglo XXI existe la posibilidad de un nuevo renacimiento de las bellas artes a través de estructuras externas, responsables y ajenas a las preocupaciones políticas, que puedan regenerar la cultura del mecenazgo y con ello impulsar al Estado a contribuir a su difusión y su protección frente al desconocimiento; un desconocimiento que ha invadido a una melancólica sociedad que vive de la lejanía del pasado, la incertidumbre del futuro y bajo un consumo inmediato.

Dichas estructuras no sólo están obligadas a una óptima calidad en sus capacidades artísticas, sino que deben conocer de cerca todos los problemas a los cuales las artes se enfrentan y así ser conscientes de las zonas donde se tiene que actuar para crear verdaderos impactos artísticos en la sociedad.

SMASH es una estructura artística que cuenta con todas estas calidades y conocimientos. Deseamos y creemos necesario aportar acciones efectivas con estrategias adaptadas a nuestro tiempo, y de esta forma hacer renacer una mayor reflexión ante la vida, creando caminos hacia una Nueva Forma artístico-social.