Britten, Benjamin

Reino Unido
1913
1976

Edward Benjamin Britten, Barón Britten, (Lowestoft, 22 de noviembre de 1913 - Aldeburgh, 4 de diciembre de 1976) fue un compositor, director de orquesta y pianista británico. Fue el primer músico o compositor que recibió un título nobiliario.

Britten nació en Lowestoft, condado de Suffolk, Inglaterra, hijo de un dentista y de una talentosa música amateur.

El día de su nacimiento, 22 de noviembre, es la festividad de santa Cecilia, patrona de la música, y el joven Britten mostró aptitudes musicales desde muy pequeño. Estudió en la Escuela Gresham y comenzó a componer desde temprana edad.

En 1927 comenzó a tomar lecciones particulares con Frank Bridge. También estudió -menos felizmente- en el Colegio Real de Música con el compositor John Ireland y algunas intervenciones de Ralph Vaughan Williams. Aunque fue retirado por sus padres por sugerencia del equipo docente, Britten intentó estudiar con Alban Berg en Viena. En aquellos años, Berg no era considerado un "buen ejemplo".

Las primeras composiciones de su autoría que llamaron la atención fueron la Sinfonietta (Op.1) y una selección de variaciones corales, A Boy was born para los cantores de la BBC. Al año siguiente conoció al escritor W. H. Auden, con quien colaboró en el ciclo de canciones Our Hunting Fathers, composición radical en su tratamiento musical y en el sentido político, y en otras obras. Relevancia más profunda tuvo su encuentro en 1936 con el tenor Peter Pears, con el que mantuvo una relación de pareja hasta su muerte, y que pasó a ser su colaborador musical e inspirador.

A principios de 1939 ambos siguieron a Auden a Estados Unidos. Antes de partir puso música a las poesías de Arthur Rimbaud, Las Iluminaciones, dedicadas a Peter Pears y a Wulff Scherchen, hijo del director Hermann Scherchen. En América Britten compuso la opereta Paul Bunyan, inspirada en el personaje homónimo, primera obra lírica con libreto de Auden, así como el primer ciclo de canciones para Pears. Este periodo fue también notable por varios trabajos orquestales, incluyendo la "Variaciones sobre un tema de Frank Bridge", escrito en 1937 para orquesta de cuerdas, el "Concierto para violín" y la "Sinfonía de Réquiem", para orquesta completa.

Britten y Pears retornaron a Inglaterra en 1942; en el viaje de regreso por mar el compositor completó los corales "Himno a Santa Cecilia", última colaboración con Auden, y "Ceremonia de Villancicos". Enseguida comenzó a trabajar en su ópera Peter Grimes, cuyo estreno en Sadler's Wells en 1945 fue uno de sus mayores éxitos. Britten comenzó a encontrar oposición en el ambiente musical de Londres, y gradualmente salió de escena fundando el Grupo de ópera inglesa en 1947 y el Festival de Aldeburgh al año siguiente con el objetivo, aunque no exclusivo, de interpretar sus propias composiciones.

Britten fue nombrado Companion of Honour con motivo de la Coronación de Isabel II (1953).

Su mayor éxito como compositor fue el Réquiem de Guerra, una obra en la que Britten mezcla la música de difuntos con una selección de poemas de Wilfred Owen. Fue escrita por encargo para la reapertura de la Catedral de Coventry, en 1962. Su intención era que esta obra fuese una manifestación contra cualquier tipo de conflicto bélico, una denuncia de la irracionalidad e inutilidad de la guerra, y que se convirtiese en un símbolo de un nuevo espíritu de unidad, de reconciliación en plena Guerra Fría, y así reunió a un trío de solistas que provenían de las tres naciones europeas que más protagonismo habían tenido en la guerra: el barítono alemán Dietrich Fischer-Dieskau, el tenor inglés Peter Pears y la soprano rusa Galina Vishnévskaya.

Britten desarrolló una estrecha amistad con los rusos Dimitri Shostakóvich y Mstislav Rostropóvich, colaborando musicalmente con ellos.

Recibió la Orden de Mérito del Reino Unido en marzo de 1965.

En su última década, la salud de Britten -especialmente su corazón- se fue resintiendo progresivamente. De sus últimos trabajos cabe destacar las óperas Owen Wingrave (1970) y Muerte en Venecia (1971-3), así como la dramática cantata Phaedra (1975), compuesta para Janet Baker.

El 2 de julio de 1976 recibió el título de Barón Britten de Aldeburgh, en el Condado de Suffolk, convirtiéndose, así, en el primer músico o compositor que recibió un título nobiliario.

Falleció el 4 de diciembre de 1976, de insuficiencia cardíaca, en su casa de Aldeburgh. Fue inhumado en la iglesia de San Pablo. La tumba de su compañero, Sir Peter Pears está junto a la suya.